987523219 · 987523274 · 659866590 belendefolgoso@gmail.com

Nuestra Historia

25 años sembrando alegría:

Ya desde finales de noviembre nos ponemos manos a la obra, y … a montar de nuevo el monumental Nacimiento.
Este año tendrá algo especial; será de lo más sonado. Año tras año, Gelo y Ser; y desde hace algunos años con la valiosa colaboración de “Sevilla”, y alguna persona más, todos al montaje del Nacimiento Artesano.
La experiencia hace mucho, pero no hay perder tiempo. Las horas, los días se van pasando. Este año tiene que estar todo dispuesto para el día 18 de diciembre, y … conseguido; todos satisfechos, todo ha salido según el calendario propuesto.
Con motivo del 25 Aniversario, se sacó un hermoso fascículo invitación, patrocinado por CajaLeón. Tuvieron mucho gusto y delicadeza sus autores.
Los días 15, 16 y 17 hubo charlas en la ermita del Santo Cristo, sobre Franciscanismo y Belenismo, a cargo de un Padre Franciscano de León y de D. Arturo Cabo, antiguo párroco de Folgoso, que fue uno de los principales pioneros del nacimiento.
Ya desde la víspera, todo eran nervios. ¿Faltará algo?… Tú, te vas a encargar de esto…tú de aquello,.. ¡Que noche más larga! parece que las manecillas del reloj se han parado.
Por fin amanece el día 18.En la plaza del pueblo, una mesa larga,… botellas, patatas fritas, aceitunas, frutos secos, quedan todos invitados para después de la inauguración del belén.
Bastante antes de la misa, llega una representación de la Asociación Belenista de León. Fue una grata sorpresa para nosotros. Los “hermanos” belenistas quisieron de esta manera unirse a estos 25 años. Como recuerdo nos regalaron una preciosa bandeja de plata.
Al final de la Eucaristía, el sacerdote del pueblo, Don Pío, agradece la presencia a todos los asistentes y anima a todos los habitantes del pueblo para que sigan unidos y trabajando por el buen nombre del pueblo y para que esta tradición belenística siga adelante.
Antes de la inauguración, un hijo del pueblo que lleva más de cuarenta años fuera de él, leyó los siguientes versos:

APUNTES DE UN VIAJERO.

Aquí tengo unos apuntes
que me dió un viajero
por si yo iba a Folgoso
a ver allí un Nacimiento
que cada año se hace
en la iglesia de este pueblo.
Yo enseguida los cogí
y me puse muy contento,
pues por la prensa y la radio
no quedaba satisfecho
si sería, como dicen,
tan bello este Nacimiento.
Pero antes de seguir
contando lo que pretendo,
como el caso lo requiere
me detengo unos momentos,
y os doy la bienvenida
a todos con mucho afecto:
¡Bienvendo don Antonio
obispo y pastor nuestro!
¡Bienvenido, excelencia
y gracias por este gesto
que usted tiene con nosotros
en esta tierra del Bierzo!
¡Seáis todos bienvenidos,
bienvenido todo el pueblo!
Y vuelvo a tomar el hilo
de lo que íbamos diciendo…
¿Y por qué dirán algunos,
en Folgoso, con esmero
se celebra cada año
de Jesús el Nacimiento?
Una respuesta no es fácil
pues hay muchas desde luego.
De Santiago un peregrino
que no conocía el Bierzo,
asombrado del paisaje,
a la sierra de San Pedro
él subió con precaución
llevando unos catalejos.
Desde la cumbre observaba
los encantos de este suelo:
pueblo a pueblo iba mirando,
uno a uno iba viendo.
Y todos le parecían
¡”Belenes con Nacimientos”!
¡Folgoso, allí está Folgoso!
regado por arroyuelos
en el valle del Boeza,
metido bastante adentro.
Y nadie pondría en dudas,
aseguró el viajero,
que es el lugar adecuado
¡de un perpetuo Nacimiento!…
Y fue tal su admiración
por este valle y sus pueblos,
que hizo estudios especiales
y consultó documentos
para saberlo todito
y hacer así un romancero
de las maravillas todas
que él iba descubriendo.
De Folgoso allí se habla
siempre con tino y acierto.
Empieza a nombrar lulgares
hasta llegar a trescientos:
Dice que siempre hubo pastos
en “San Juan” y “Valdalveiro”,
en “La Cadorna” y “La Vega”
en “Las Veigas” y “El Barrero”,
“Trescastros” y “Trescastrines”
en “La Collada” y “Valleo”…
Habla bien de “Las Linares”
del “Santo Cristo” y “Ladrero”:
todas llenas de patatas,
habas, maíz y pimientos.

En “El Vago” hubo viñas
con importantes majuelos.
Y se sembraba cebada,
avena, trigo y centeno
en “La Grisuela” y “La Vela”,
“El Entregal” y “Morrero”.
“El Carvallal” misterioso
guarda en sí muchos secretos
y es guarida de los lobos,
jabalís y conejos
y nogales y castaños,
negrillos, chopos y fresnos
crecían en muchas fincas,
en prados, llamas y huertos.
La madera no faltaba.
Y había leña en los “medeiros”…
Pues lo mucho que nos queda
otro día lo diremos…,
excepto lo más importante
que nos cuenta el Romancero
que son las bodas de plata
de este hermoso Nacimiento
y que narran estos versos.
En el pueblo de Folgoso,
según dicen los más viejos
hubo siempre tradiciones
en éste y otros tiempos:
lo atestiguan los pendones
guardados en este templo;
lo atestigua y da fe
este bello Nacimiento.
¡Y hoy repican las campanas
alegres, rompiendo el cielo,
cuyas notas en el aire
se pierden entre recuerdos!…
¡¡Bodas de plata, pregonan,
pregonan a cuatro vientos,
de un Nacimiento Artesano
“que es antiguo y es moderno”!!
Estilo que inauguraron
unos hombres de este pueblo
que querían hacer algo
con gusto, arte e ingenio,
hace ya unos cuantos años,
venticinco, según creo…
Que lo diga Don Arturo
que bien sabe algo de esto…
¿Pues, por qué…, por qué decís
que este Nacimiento es bello?
Mirad, fijaos un poco
que enseguida os lo cuento:
tiene figuras activas
que no paran un momento:
bien se inclinen hacia afuera
bien se inclinen hacia adentro
están diciendo con gracia
que les gusta el movimiento
y que “agradecen sus vidas”
a Don Ser, Sevilla y Gelo,
pues ellos las diseñaron
con cariño y con esmero,
ayudados de señoras
y algún otro compañero…
¡Figuritas de ilusión
revestiditas de ensueño!
Pero miradlas un poco,
un poco con ojo atento:
unas amasan el pan,
otras atizan el fuego;
unas lavan en el río
y otras sierran los maderos;
unas están en la mina
cribando un carbón muy negro
y otras están en sus casas
entre ollas y pucheros…
Aquéllas cuidan las vacas,
y éstas cuidan los corderos;
aquéllas van al molino,
y éstas vienen de los huertos…

Por allí suena la fragua
donde trabaja el herrero;
y aquí hay un taller
que es de José, el carpintero.
Y en las orillas del lago
está lanzando el anzuelo
un paciente pescador
que espera “que piquen luego”.
Unos pastores vigilan
ayudados de sus perros
los ganados de los valles,
los collados y los cerros…
Por allí vienen los Reyes
montados en sus camellos
dejan atrás el palacio
de Herodes, que está muy serio
y muy cargaditos llegan
caminando a paso lento…
¿Pues, por qué…, por qué decís
que este Nacimiento es bello?
Ahora mirad las montañas,
los caminos y senderos
que conducen a las casas
donde habitan los del pueblo…
¿Pues, por qué…, por qué decís
que este Nacimiento es bello?
Ahora mirad una cueva
a las afueras del pueblo:
¿quién podrá vivir allí
siendo tan crudo el invierno?
De ella salen resplandores
de colores muy intensos…
Decidme, si lo sabéis:
¿No será de algún lucero
que perdido en la noche
cayó allá en el otero?
Iremos a comprobarlo:
¡No, no: es mucho más que eso!.
Un letrero allí aparece:
intentemos leerlo.
Un ángel y sus pastores
a coro lo están haciendo
y con música lo cantan:
¡Gloria in excelsis Deo!
Es Jesús, el Salvador
reclinado sobre el heno,
que acaba de nacer
en medio de un gran silencio.
José y María, sus padres
adoran su Nacimiento.
Acuda el señor Obispo
y con él acuda el pueblo
a adorar a Jesús Niño
Hijo del Dios eterno
que por nosotros, los hombres,
El se hizo tan pequeño.
Y que las bodas de hoy
vestidos de terciopelo
las celebremos un día
por los siglos sempiternos.

¿Novedades este año? También las hubo:

– Perfección y esmero en las casas y los muebles en especial en la posada y en la casa berciana.

– El lago con barca y su pescador.

– En la mina se pueden contemplar dos mineros con sus trajes de faena además de las herramientas necesarias para el duro trabajo en la misma.

– En el castillo de Herodes aparece el puente levadizo.

– Una perfecta maqueta de nuestra iglesia con sus tres campanas en pleno repiqueteo.

– Y una bonita distribución de las tres calles confluentes en la plazoleta con el pozo de de la Samaritana. En una de estas tres calles el agua cae mansamente en forma de lluvia.

El día 2 de febrero, día de Las Candelas, se clausura el Nacimiento. Todos con alegría por haber hecho pasar un año más, a pequeños y mayores, días de recuerdos, de ensueños y de amor.

El día 3 de febrero empezamos a desmontarlo de nuevo…¡Que pena…! Pero…ya estamos pensando en el próximo año. Ánimo no nos va a faltar.

El afilador.

Un clásico de nuestro belén

La bocamina.

El minero saliendo de la mina y el vagón descarrilado descargando el carbón.

El carpintero.

El carpintero junto a la casa de María en el momento de la Anunciación.

La casa Berciana.

Un hombre asando las castañas en el típico tambor, con los botillos colgados de la chimenea; y en la habitación de al lado una pareja a la mesa comiendo una empanada.

El lavadero.

Unas mujeres lavando la ropa en un típico lavadero. A la derecha están los segadores y al fondo se puede ver la maqueta de nuesta iglesia.

La panadería.

La mujer amasando en una artesa y el hombre introduciendo las hogazas de pan en el horno de barro.

Los pastores.

El ángel anunciando a los pastores el nacimiento del Niño Jesús.

Vista derecha.

Por la parte de abajo, se distingue la casa berciana, el molino, el herrero, la herrería de Compludo y la mina. En la parte de arriba el castillo de Herodes y al lado el molino de viento y la posada.

El herrero.

El herrero machacando el metal con su martillo y su ayudante accionando el fuelle para que el fuego de la fragua no se apague.

La iglesia.

Una réplica exacta de nuestra iglesia con sus tres campanas repicando al viento.

Vista izquierda.

Por abajo, entre otros, podemos ver a las mujeres lavando la ropa en lavadero, a los segadores, el lago con una barca, los serradores, la herría de Compludo, la iglesia y el portal de Belén.

El lagar.

En él, empezando por la derecha, podemos ver a dos hombres prensando la uva en la prensa; a un tercero llenando el cubeto de roble con el mosto; y a un cuarto , sentado a la mesa, bebiendo de un jarro.

Explotación minera.

El conjunto de una explotación minera. Al fondo los Reyes Magos camino del castillo de Herodes.

La noria.

El burro dando vueltas a la noria para regar un campo de naranjos. Junto a ella el molino de viento.

El herrero.

El herrero y su ayudante desde otra perspectiva. Por la parte de arriba, los reyes magos camino del castillo de Herodes. Al fondo también se puede apreciar el agua que cae en cascada sobre la herrería de Compludo para hacer funcionar su mecanismo.

El portal de Belén.

La posada.

José y María en la puerta de la posada en la que hay un hombre en el corredor negándoles la entrada.

Vista frontal.

En el castillo de Herodes se puede apreciar, a la derecha, el puente levadizo.

El coro.

El coro de Folgoso cantando en la misa de inauguración del belén.

Ofrenda en Misa.

Ser y Gelo: ofrenda en la Misa de inauguración del belén. El niño es sobrino de Gelo.

Protagonistas.

De izquierda a derecha: D. Pío (el párroco), Ser, Gelo, José (Sevilla) y el Hno. D. José Vega.

Los responsables.

De izquierda a derecha: Ser, Gelo y José (Sevilla); después de la inauguración del belén.

El coro.

Las mujeres y hombres del coro de Folgoso que cantaron en la Misa de inauguración del belén. En la parte de atrás, en el centro, se puede ver al Sr. Obispo D. Antonio Briva.

El pozo.

El pozo de agua al fondo, en una de las calles del belén.

Llueve.

En una de las calles llueve. Al fondo se puede ver a una mujer sacando agua del pozo.

La mina.

La mina con los reyes magos subiendo hacia el castillo de Herodes.

Puente levadizo.

Puente levadizo del castillo de Herodes sobre el río que hace funcionar la herrería de Compludo.

Calle.

Una calle en la que se pueden ver los típicos corredores de las casas.

Invitación.

Invitación en la plaza del pueblo después de la inauguración del belén.

Asociación Artístico-Cultural Belenista de Folgoso.

C/ Los Belenistas, nº 2.

24311 Folgoso de la Ribera (León)

Teléfonos de contacto: 987523219 · 987523274 · 659866590

Correo-e: belendefolgoso@gmail.com

error: ¡Este contenido está protegido!